LOLA*

presenta demencia leve producida por
el Alzheimer, con su esposo, David

Revisando tu salud cerebral

Tu proveedor de atención médica puede utilizar pruebas diseñadas para evaluar tu salud cerebral y
ayudar a averiguar si tus síntomas se deben al Alzheimer temprano.

Examen cognitivo

Comprueba qué tan bien puede pensar tu cerebro y procesar información.

Examen neurológico

Evalúa el sistema nervioso, incluidos los reflejos, el habla y las sensaciones.

Pruebas de laboratorio

Analizan la orina y la sangre para ver si otra cosa puede estar causando síntomas.

IRM (imagen por resonancia magnética)

Toman una imagen detallada de tu cerebro para que la revise tu proveedor de atención médica.

Estas pruebas pueden ayudar a determinar si LEQEMBI es adecuado para ti

Tu proveedor de atención médica utilizará una de las siguientes pruebas para comprobar si hay placa cerebral de amiloide. Esto se debe a que LEQEMBI sigue trabajando durante todo el tratamiento para eliminar la placa cerebral de amiloide dañina. Por lo tanto, es importante saber si la placa cerebral de amiloide es lo que está detrás de tus síntomas.

Tomografía por emisión de positrones del amiloide (TEP)

Esta prueba utiliza una máquina especial que toma imágenes de tu cerebro para comprobar si hay placa cerebral de amiloide.

Examen del líquido cefalorraquídeo (LCR)

Una prueba de líquido cefalorraquídeo (LCR) toma muestras del líquido que rodea al cerebro y la médula espinal para comprobar la presencia de las proteínas amiloides que se acumulan en la placa cerebral de amiloide.

¿Cuál es la causa de tus síntomas?

ENCUENTRA LAS PREGUNTAS QUE DEBES HACER

Prueba genética

Un gen llamado ApoE4 puede poner a las personas en mayor riesgo de sufrir un efecto secundario llamado AIRA (anomalías de imagen relacionadas con el amiloide). Tu proveedor de atención médica puede hacerte una prueba para ver si tienes este gen. Al comprender tu riesgo, puedes prepararte mejor para el tratamiento con LEQEMBI.

OBTÉN MÁS INFORMACIÓN SOBRE AIRA

Consulta qué pruebas pueden ser adecuadas para ti. Haz preguntas, escríbelas o pídele a tu compañero del cuidado que las haga por ti.